La importancia de un plan de Marketing Digital

Cuando trabajamos en redes sociales muchas veces nos sentimos a la deriva sobre qué debemos hacer, cuándo hacerlo y por qué hacerlo. Estas preguntas serán siempre nuestra constante en todo proyecto comunicacional que nos planteemos, ahora, el detalle radica en ¿cómo lograr dar respuestas rápidas y efectivas a nuestras interrogantes?

Es por ello que debemos ante todo trazarnos un plan de marketing digital, que aunque su nombre suene complejo no lo es tanto, ya que es una actividad que realizamos casi a diario y de forma imperceptible, por lo cual el primer paso para realizar un trabajo comunicacional de altura y con expectativas de resultados positivos es agudizando nuestros sentidos, y abriendo nuestra mente ante todos los detalles, pues incluso en lo que consideramos insignificante se esconden los grandes resultados.

Cabe destacar que tanto en el área comunicacional, como en el marketing, como en las redes sociales,  en el mundo creativo y muchas áreas más de corte subjetivo, no se cuenta con una formula exacta para triunfar o para generar campañas y contenidos exitosos o de gran impacto, el valor de este mundo está en saber observar y analizar, las conductas humanas, los comportamientos, lo que puede gustar y/o no, pero sobre todo, lo más importante está en no tener miedo a equivocarse y tener ganas de seguir intentándolo. Así que a continuación les presento 7 aspectos claves, que pueden ayudarlos a desarrollar una campaña positiva aplicando el marketing digital como principio comunicacional:

  1. Conocer el producto: Antes de emprender una campaña 2.0, hay que pasar por una fase de observación previa para conocer plenamente nuestro producto. En este caso es recomendable la realización de una matriz DOFA, que nos ayude a esclarecer nuestros puntos y observarlos de forma lógica y ordenada.
  2. Establecer el público objetivo: Siempre contamos con un público objetivo, o público meta hacia el cual se dirige nuestra campaña, y es el grupo poblacional del mercado al cual dirigiremos todas nuestras acciones, para demostrar que nuestra marca, producto y/o servicio satisfacen su necesidad.
  3. Monitoreo de aliados y competidores: Realiza una evaluación objetiva de quienes son tus potenciales aliados y tus potenciales enemigos, mantén un monitoreo constante de sus actividades y así podrás observar qué estrategias son atractivas o no para la comunidad en la que se desenvuelven.
  4. Recorre nuevos caminos: Luego de realizar el monitoreo de tus referentes en el área en que te desarrollas, tienes dos opciones escoger ser una copia de ellos y recorrer el mismo camino o trazar un nuevo sendero y obtener tus propios resultados, de ser estos positivos o negativos dependerá de la expectativa que tengas al desarrollar tu campaña, pero ambos te dejarán una enseñanza.
  5. Ve más allá de lo tangible: Actualmente contamos con una sociedad más evolucionada en estos temas, por lo cual suelen ser menos sugestionables hacia el producto como tal, pero es más sensible hacia las sensaciones que tu producto o marca generan en ellos; el cliente actual compra valores, emociones, conceptos y experiencias, es por ello que es el mejor embajador de tu marca o producto.
  6. Evolución digital: La clave está en “no quedarse en el aparato”, como diríamos coloquialmente, nuestras estrategias deben evolucionar a la par que evoluciona la tecnología, así como decidimos innovar en el ámbito digital a la par que estamos en los medios tradicionales, no debemos tener miedo a seguir las tendencias, pueden que pasen de moda y sea sólo una ola del momento o que calen en la población, como en el caso de las redes sociales, y en ese momento es importante que tu comunidad te observe crecer y evolucionar con ellos.
  7. Medición y cumplimiento: A pesar de que toquemos este tema de último en la lista, debemos contemplarlo como el primero y principal, pues es necesario que nos planteemos metas a cumplir con el desarrollo de las campañas, además de establecer cuáles serán nuestros valores medibles y sustentables para determinar así el éxito o fracaso de nuestro trabajo.

Para finalizar, siempre recomiendo realizar una especie de check list de trabajo previo, además de llevar una bitácora de trabajo o cuaderno de notas, ya que esto nos ayudará a organizar nuestras ideas, pues como todo principio fundamental de la Ley de Murphy, siempre las ideas se nos ocurren en el momento menos esperado y no contamos con ningún tipo de material donde tomar nota o plasmarlo.

Redactado por: 

Miriam B

Lic. Miriam Berroterán.

Lic en Comunicación Social, especialista en Gerencia de Redes Sociales

Twitter/Instagram: @Mirita29

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s